Datos personales

Mi foto
"Una novela debe mostrar el mundo tal como es. Como piensan los personajes, como suceden los hechos... Una novela debería de algún modo revelar el origen de nuestros actos" Jane Austen.

domingo, 28 de abril de 2013

Capítulo 19





-He visto a Elliot… Estaba ahí con… Esa- Balbuceó con rabia, explicándoselo a Jane. Todavía miraba a un punto lejano de la calle, esperando que sucediera algo más.

-Tranquila… Vamos dentro.

Jane tiró de su brazo y ella consiguió darse la vuelta. Entraron y se sentaron en la mesa dónde estaban hacia un minuto. Un camarero se acercó con paso ligero hasta ellas.

            -Señorita ¿Se encuentra bien?-Dijo, dirigiéndose a Julieta. Ella asintió y se miró la ropa empapada. Empezaba a sentir el frío y le dolía la cabeza, mientras veía la imagen de Jess en su cabeza.

-Creo que voy a irme a casa…-Murmuró y miró a Jane. Entonces, reparó en que no había pedido nada-¿Te apetece algo? No me había dado cuenta de que no…

Ella negó con la cabeza mientras sonreía.

-¿Perdone? ¿Ha dicho algo?-Preguntó el camarero y se acercó más a la mesa, con el ceño fruncido. Julieta observó a otra camarera que estaba muy pendiente de la escena-¿Quiere que llame a alguien? No tiene buen aspecto...

Se quedó un tanto extrañada y observó intermitentemente al camarero y a Jane con el ceño fruncido. 

-No. Tome-Le tendió un billete y el camarero le devolvió la vuelta en el acto-Gracias-Contestó él. Se levantó y se puso el abrigo con lentitud. Jane la esperaba preparada a su lado, examinándola.

-No te preocupes. Ahora vete a casa y habla con Elliot. Seguro que todo se soluciona-La sosegó su amiga, con voz dulce-Tengo que irme, nos veremos en la oficina- Se acercó y le dio un beso en la mejilla-Adiós, Jul.

La vio desaparecer al torcer la esquina. Se acercó a la carretera y alzó la mano para coger un taxi. No tardó mucho en parar uno. Julieta se metió en el asiento de atrás y le indicó al taxista su dirección. Él conductor de aspecto hindú, aceleró con velocidad, siguiendo la ruta hasta el edificio de Julieta.

Durante el trayecto, la duda en torno a Jess y Elliot no desaparecía. Ese guiño y su sonrisa maliciosa, burlándose de ella, se le había quedado grabado. Muchas cuestiones se amontonaban en su cabeza como por ejemplo, ¿Qué iba a hacer si él la seguía queriendo? ¿Iba a poder soportarlo? Julieta solo sabía una cosa. Era guapa, atractiva… Y sobre todo, estaba sana. Eso sólo le preocupaba aún más.


Subió al ascensor del edificio y empezó a subir. Cada planta que subía hacía que su corazón se disparara un poco más. No sabía como iba a poder mirar a Elliot, no después de lo que había presenciado. Se frotó con quietud las manos heladas… Hasta que sonó el timbre y la puerta se abrió. Estaba en su apartamento y era como si algo le retorciera las tripas. Su cuerpo reaccionó, bombeando sangre sin parar, haciendo que sus piernas se movieran hacia delante para avanzar.

En el hall, no había ni rastro de Elliot, pero si estaba su abrigo gris. Pensó que lo mejor era sentarse y esperarlo. Se quitó su abrigó y lo puso con cuidado al lado del de él. Al cabo de un rato, oyó como se accionaba el agua del baño de arriba.

Estaba tiritando y tenía los dedos entumecidos. El agua resbalaba de sus cabellos, cayendo sobre su ropa… Pero no le importó, porque estaba demasiado furiosa.

Elliot bajó silenciosamente cuando terminó. Se acercó hasta Julieta al verla, aunque aún seguía enfadado con ella.

-¿Qué…? ¿Qué haces empapada?-Preguntó en voz baja, al verla en ese estado. Reaccionó y cogió la manta que había sobre el sofá y se la tendió sobre los hombros. Se arrodilló enfrente de ella y frotó sus brazos con rapidez para que entrara en calor.

-He… He ido a tomar un… café con Jane-Respondió tiritando, mirando al infinito.

-Mierda… ¿No tenías un paraguas?-Volvió a formular con sequedad.

-Te he visto… Con Jess, en su coche-Le informó con una voz vacía y le miró a los ojos. A Elliot le cambió la cara y tragó saliva, nervioso.

-Julieta… No saques conclusiones...- Empezó a explicarle.

-¿Precipitadas?-Completó Julieta y se limpió una lágrima que caía por su mejilla.

-No es lo que piensas. Deja que te lo explique… Ya verás que no…

De repente, el teléfono de Julieta comenzó a sonar. Lo sacó del bolso y examinó la pantalla. Era un número que no conocía.

-Julieta Pope-Se identificó al descolgar, encantada de cortar la conversación con Elliot.

-¿Señorita Pope? Oh, Dios mío… No sabía que eras usted. Me había asustado- Dijo una voz femenina, adulta, que ella no reconoció inmediatamente. Frunció el ceño, mientras intentaba averiguar dónde la había escuchado antes.

-¿Quién es?-Preguntó y miró a Elliot que permanecía delante de ella, expectante.

-Soy Betty…-Su voz pareció quebrarse, a la vez que Julieta la identificaba. Era la madre de Jane.

-Betty-Pronunció con voz serena-Sí, claro

-Lo siento, cuando oí una llamada en el teléfono de Jane me alarmé. Nadie lo había cogido desde hace dos semanas, desde el incendio…-Explicó la madre de Jane y empezó a llorar-Cuando sonó… Mi Jane… Recordé que no está, que nunca estará… Lo siento muchísimo, señorita Pope… 

Algo se rompió en el interior de Julieta cuando empezó a entender lo que pasaba. Negó con la cabeza y ahogó un grito, tapándose la boca. Cogió una bocanada de aire y sintió un escalofrió que empezó al final de su columna vertebral y se extendió por todas sus terminaciones nerviosas. Notó como la sangre desaparecía de su rostro. Se había quedado fría, y no era a causa de la lluvia.

Elliot la miró asustado y le cogió los hombros.

-…Supongo que usted la llamó sin darse cuenta… Claro, la costumbre. Perdóneme por molestarla-Dijo la madre de Jane. Se obligó a salir de esa situación y a abrir la boca para responder.

-Lo… siento. No… -No podía seguir hablando y colgó el teléfono, que se precipitó de sus manos y fue a parar al suelo.

Hacía unos minutos que Jane había estado con ella. La podía mirar, la podía abrazar, hablar con ella… Llevaba meses hablando a través de correos con Jane ¿Había sido todo producto de su imaginación? Claro que lo había sido… Y su amiga había muerto.

De pronto, recordó el periódico que había estado ojeando en la comida. Un incendio ocupaba una de las páginas de sucesos. La foto era de una casa en un barrio familiar.

Comenzó a hiperventilar, sin poder parar. Acercó su pecho a sus rodillas, intentando coger aire, pero no dio resultado.

-Julieta… ¿Qué pasa? ¡¿Qué pasa?!-Preguntaba Elliot una y otra vez. La cogió de los hombros, pero ella se apartó y calló al suelo de rodillas.

-No… Puedo… Respirar-Sollozó, pidiendo ayuda. Él la cogió y la abrazo por la espalda, presionándola con fuerza.

-Ya está. Ya está-La tranquilizó, aunque estaba confundido y aterrado.

Julieta empezó a poder respirar con normalidad, poco a poco, hasta que solo quedó un llanto silencioso.

-Ella…-Susurró Julieta y se dejó caer sobre los brazos de Elliot.

-No pasa nada-Dijo él y le acarició la frente.

-He tomado un café con ella... hace unos minutos… Solo unos minutos-Murmuró. La realidad  acababa de darle una paliza. No lo entendía, nada era coherente en su cabeza.

Elliot se estremeció al oírla hablar, porque parecía desquiciada. Cerró los ojos y respiró hondo, aunque no comprendía bien la situación. Pero entonces, Julieta se levantó despacio, deshaciéndose de sus brazos y le dio la espalda.

-Julieta… Lo siento-Susurró, sin poder decir nada más. Los remordimientos de haberle hecho ponerse así le dejaron entumecido.

-Da igual-Le cortó ella y subió las escaleras hasta su habitación. Elliot la siguió a una distancia prudencial.

Jane estaba sentada sobre la cama. Julieta hizo un esfuerzo por no caerse de bruces al verla.

-Lo siento, Julieta-Dijo Jane con una mirada llena de lástima.

-Cállate-Respondió Julieta en voz baja y la fulminó con la mirada. Se sentó sobre la cama, al otro extremo y empezó a quitarse las Convers y los calcetines empapados.

Elliot entró a la habitación, intentando encontrar una explicación a lo que había pasado abajo… Porque le preocupaba demasiado que fuera por haberle visto con Jess.

-Julieta, mira… Jess y yo… No es nada- Empezó a explicarle-Aunque, eso no tiene importancia. Tienes que decirme quien te ha llamado y porqué te has puesto tan mal… ¿Y quién es Jane? Estoy asustado, casi te da un ataque abajo.

-¡Nadie! Es por ti, porque estoy así ¿Qué hacías con ella?- Se puso en píe y lo miró, furiosa, elevando la voz.

-Nada… ¿Quieres dejar de tener ese humor? Por favor...-Murmuró él. Julieta lo escudriñó llena de odio y soltó una carcajada.

-Tranquilo…-Se metió en el vestidor y buscó ropa seca -¡Creo que deberías llamar a tu amiguita Jess de nuevo! Seguro que se alegra de verte otra vez.

Elliot se quedó sentado sobre la cama. Se llevó los dedos hasta los labios y respiró profundamente.

-¡Estás…! ¡Sacando todo de contexto! -Contestó, intentando mantener la calma, apretando los puños contra el colchón.

-Claro, se me olvidaba… Estoy desquiciada. Será mi puto tumor, lo siento-Dijo con ironía- O simplemente es lo normal-Pasó de nuevo a la habitación y lo miró- ¡CUANDO ME ENTERO DE QUE MI NOVIO SE MONTA EN EL LUJOSO COCHE DE SU EX!.... Y….-Gritó, pero no pudo acabar la frase. Se metió en el baño y cerró la puerta de un sonoro portazo. Se apoyó en el lavabo y respiró hondo, aguantando las lágrimas.

La discusión era un medio de escape para ella. No quería pensar en Jane, en que estaba al lado de Elliot… Que en realidad no era ella, porque estaba muerta. 

-Julieta… ¿¡Quieres tranquilizarte!?-Elliot perdió la paciencia y, con un movimiento rápido, se levantó y acercó hasta la puerta de madera blanca-Vi a Jess, estaba ahí, vigilándonos y creí que era el momento perfecto para dejarle las cosas claras, para que se alejara de ti. Me metí en su coche y cuando abrí la boca para hablar, se abalanzó contra mí. No fue culpa mía ¿Puedo entrar?

Otra bofetada invisible partió a Julieta en dos. Le había besado.

-No te atrevas-Bramó ella. Tragó saliva y se limpió las mejillas. Se aclaró la garganta y cogió aire, mientras sus dedos comenzaban a temblar-Seguro que fue un suplicio para ti… ¿No? Que te besara. Una tortura…

-¡Joder! ¿QUIERES DEJAR DE VERME COMO AL SER MÁS ODIOSO DEL MUNDO? LO HE HECHO POR TI… ¡ELLA ME BESÓ!- Gritó y dio un golpe fuerte en la puerta. Resopló y cogió aire-Julieta, voy a entrar… Necesito que hablemos, te quiero a ti. Solo a ti-Se oyó un golpe sordo al otro lado de la puerta, seguido de un extraño sonido… Y una respiración ahogada, que provocó que a Elliot se le erizara el bello de la nuca -¿Julieta? 

Y de repente, abrió la puerta.

Todo pareció derrumbarse delante de él, viendo la escena que apareció frente a sus ojos. Julieta estaba a sus pies, convulsionando con violencia sobre el suelo, de su cabeza manaba un pequeño charco de sangre... El miedo sobrepasó el cuerpo aturdido de Elliot, recorriendo cada centímetro, en menos de un segundo. El escaso tiempo que le fue necesario para reaccionar.

-Julieta… ¡Mierda! -Se arrodilló a su lado y la cogió para ponerla de lado, poniendo su cabeza entre sus brazos, mientras un hilo de su sangre caliente se derramaba por su camisa y su mano derecha. Ella estaba pálida, y mantenía los ojos cerrados, mientras su cuerpo se agitaba con fuerza y emitía una especie de quejido-Para… Por favor… Vamos-La sostuvo durante unos segundos hasta que, de repente, todo se quedó en calma, sin movimiento, con el único sonido que producían las respiraciones de ambos- Ya está, cariño. Ya está…

La voz de Elliot se rompió con la angustia que subía por su garganta. Le acarició la frente, llorando por la rabia, en silencio, ahogándose en la culpabilidad.

Julieta abrió los ojos lentamente, encontrándose con los suyos. Él le sonrió con ternura, enjuagando sus lágrimas con la mano libre. Ella emitió un gruñido.

-¿Puedes hablarme?-Murmuró Elliot, mirando intermitentemente a sus ojos apagados y a la herida de su frente.

-La cabeza… Me duele-Respondió Jul, con voz apagada, para descanso de Elliot. Alzó la mano en un acto reflejo al sentir el dolor, pero él la detuvo.

-Shhh tranquila-Susurró y busco una toalla limpia. Julieta cerró los ojos unos segundos y los volvió a abrir con esfuerzo.

-La cabeza...-Se quejó de nuevo, con un débil sollozo.

-Voy a cogerte ¿Vale? Tengo que llevarte al Hospital-Dijo Elliot, pensando en voz alta. Su voz era ronca y extraña. Se levantó tembloroso, sosteniéndola en sus brazos.

-¿Qué ha pasado?-Preguntó Julieta, que parecía desorientada- Tus ojos… Has llorado.

-Está todo bien. No pasa nada-Mintió él, mientras bajaban las escaleras del ático.

-Estoy cansada, Elliot-Gimió y cogió aire.

-Calla…Cierra los ojos.

18 comentarios:

  1. :O así me has dejado, puedes subir otro? Esto es pura perfección *-* y espero que Julieta se ponga bien aaais madre 483719137201 ganas del siguiente y subiendo! Gracias por todos los caps que son geniales pero este de los mejores sin duda :)

    ResponderEliminar
  2. Penélope Ladrillo28 de abril de 2013, 15:44

    Oh My Gadalf
    Me he quedado pasmada con lo de Jane
    AWESOME
    Sigue y mucho ánimo
    P.L

    ResponderEliminar
  3. ¿JANE UNA ALUCINACIÓN? Es algo completamente sorprendente que no me esperaba para nada... buff menudo capítulo más movidito, definitivamente odio a la guarra ese de Jess mira que besar a Elliot pero quien se cree que es para hacer esas cosas ¿Julieta? que sinvergüenza...
    Bueno, tengo que decir que entre lo de que Jane en realidad está muerta lo tuve que leer un par de veces porque estaba pensando yo pero como que muerta, ahora resulta que es como el perro y la canela manda narices y lo de las convulsiones y la sangre en el baño casi me haces llorar con tanta tensión, ya pensaba que me ibas a matar a Julieta en el capítulo de hoy, porque me parecía taaan raro que publicaras dos días seguidos, aunque la verdad es que me encanta no lo voy a negar.
    Ahora irá al hospital, le dirán que se muere y será todo lagrimas y cosas tristes, porque en casi todas las historias muere algún personaje y sospecho que tu vas a matar a alguno pero si es a Jess tu tranquila y no te cortes jaja.
    Es que no se que más poner porque siempre pongo lo mismo pero es porque siempre es verdad y aunque esto no sea aquí en mundo de color rosa me encanta la historia y cada capítulo tiene algo especial distinto del anterior que los hace a todos perfectos^^
    Muchos besos ;)

    P.D: ¿No puede ser Jess una alucinación? Creo que lo habrás notado pero es que no la soporto jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jess es insoportable, tranquila, no eres la única... El personaje está ahí para odiarlo. Así que tú a tus anchas :)
      Muchas gracias por comentar, por leerlo y por ponerme este análisis!!
      Pero no tomes conclusiones precipitadas, porque NOOOOOOOOOO PUEDEEEES.
      Tranquila, no pones lo mismo. De verdad.

      Un besito :)

      Eliminar
  4. Dios Jane!
    El capítulo es MARAVILLOSO
    Las alucinaciones, lo de Elliot y Jess. Todo
    El final me ha dejado muy angustiada, quiero saber que le ha pasado a Julieta y espero que no sea nada grave
    Espero que puedas colgar el siguiente capitulo pronto
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :))
      Lo colgaré en cuanto pueda!
      Un besito.

      Eliminar
  5. Vale lo de Jane no me lo esperaba :O Prefería mil veces que la alucinación hubiera sido lo de Elliot y no al revés. Y ahora encima estoy más preocupada todavía por Julieta :( ¿Seguro que no puedes poner un tercer capítulo? :P
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pretendía, que no te lo esperaras.
      Espero poder subirlo este miércoles :)
      Un besito.

      Eliminar
  6. Que sepas que me has dejado fatal con lo de Jane, es que no se ni que escribir.. estoy... en ... shock...
    creo que... esto no tiene sentido, no me lo esperaba... estoy que no... me voy antes de seguir diciendo toterias

    ResponderEliminar
  7. Es increíble y deja sin palabras! Julietta me da muchos sustos!
    http://macherieladyartiste.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. excelente capítulos me has dejado helada jajajaja no esperaba lo de Jane :'( espero el próximo capítulo y x cierto ha sido una grata sorpresa estos dos capítulos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Me alegro de que os haya gustado.

      Eliminar
  9. Respira... Respira hondo... Ah, no, que no puedo respirar porque estoy muerta del infarto que me ha dado. JANE... JANE... JANE... ¿JANE UNA ALUCINACIÓN? No tengo ni palabras, y mira que lo leí anoche. Y han pasado horas, pero aún sigo sorprendida...
    Adoro el capítulo, es perfecto, como absolutamente todos, y me ha encantado que subieras taaan seguido *___*
    Dios, ¿qué decirte? Sigo en blanco, no sé ni qué decir... No me esperaba lo de Jane... Pero para nada. Y oh Dios mío, ¿el final? Me ha dejado sin respiración. MÁS TE VALE HACER QUE TODO VAYA BIEN EH. Bueno, ¿quién soy yo para decirte que todo tiene que ir bien...? ;)
    Anyway... ES QUE HE MUERTO. ES QUE NECESITO EL 20, NO PUEDO ESPERAR. NECESITO SABER QUÉ PASA.
    Espero que lo puedas subir pronto, porque nos tienes a todos... En fin, ya te puedes imaginar, con una historia tan increíble...
    Un besazo, cielo, y espero el siguiente pronto :')
    PD: PERFECCIÓN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS :) Oh My God. Es que disfruto leyendo estos comentarios :)
      Tranquila, lo subiré pronto, ya está medio esbozado.
      NO TE MUERAS ¿VALE?
      De , muchas gracias, eres un cielo :))

      Eliminar

.

.